Tiempo muerto (9 de 12) – Clara

Imagen¿Dónde está? ¿para qué sirve?, y sobre todo, ¿cómo conseguirla?. Nadie lo sabe hasta que por fin la alcanza y entonces sólo saben dar gracias por haberla encontrado para siempre, en todos y cada uno de los momentos de su ahora intensa existencia.

Nadie recuerda cómo era todo antes de encontrarla, y no comprenden que algún ser de este mundo, o de cualquier otro, pueda vivir sin ella. Pero ellos también lo hicieron: también emplearon su tiempo para dejarlo pasar simplemente, para ver lo que sucedía en el segundo siguiente sin intervenir en su propia historia; respirando, dejando a su corazón latir y crecer a sus uñas y sus pelos… siendo simplemente.

Hasta que de repente llegó; salió de no se sabe dónde. No se sabe cómo, pero llegó. Y lo hizo para cambiarlo todo, para dar luz y sentido, para hacer inteligible todo lo que hasta entonces no lo era. Para poner en funcionamiento la rueda, para mostrarnos el comienzo de nuestra verdadera existencia y obligarnos a marcar nosotros mismos los pulsos de la misma.

Y el despertar fue tan repentino que nuestro corazón paró de latir sobresaltado, y dejamos de respirar en la emoción del momento, y las uñas y los pelos dejaron de crecer… y entonces comenzó LA VIDA.

César Astudillo      2002-10-29 08:01 - antiguos

Comentarios

  1. Anónimo Jr., 2002-10-29 08:16:
    Sobre el texto, el tema me ha parecido muy bueno, “pero” (¿quien inventaría esta palabra?) el lector salta inconscientemente de tiempo, en mi opinión, introducir secuencialmente al lector en el instante justo antes de empezar la vida hubiese sido, al menos para mi, un poco mas natural, una pregunta indiscreta; ¿pude haber sido el motivo, la tentación irresistible provocada por la belleza de alguna expresión rondando tu cabeza?.
    De todas formas, ¿es curioso, verdad? pero parece que no estamos preparados para entender el significado de la “nada”, y simplemente es lo contrario de “algo”, pero… ¿quien consigue imaginársela?
  2. Jor, 2002-10-29 08:31:
    Vaya, es una visión bastante judeocristiana de la existencia. La vida comienza en la muerte, y tal. Al margen de eso, creo que la manera que tienes de hablar de ello no me acaba de cuajar. Es demasiado misteriosa, evangelizante, oscura para estar hablándonos de la Vida (¿Y que?, me podrías decir).

    “para mostrarnos el comienzo de nuestra verdadera existencia”. Me gustaría que mis intentos de extender las criticas a lo que no es estrictamente literario hubieran cuajado en el pasado. No lo intentare otra vez, pero esta frase me tienta. Para mi, la virtud de tu texto esta en que me dispara la alarma interior de “tema peliagudo”.
  3. clara, 2002-10-29 08:46:
    No se trata de la vida después de la vida, sino de la muerte antes de la muerte;de la diferencia entre estar vivo y VIVIR. De no considerar vida al hecho de respirar sino a observar, elegir, intervenir…A ser nosotros quienes vivamos la vida, y no la vida la que nos viva a nosotros. A aprovechar la oportunidad que no todo el mundo tiene de decidir cómo dar vida a nuestro tiempo. Creo que no me he expresado bien… mejor ahora? Muchas gracias por las críticas.
  4. Anónimo Jr., 2002-10-29 09:01:
    Aaah, cullons, ahora lo pillo!! ¿impresionante como cambia un texto cuando lo entiendes, verdad? Espero algún día aprender a leer, porque el noventa y nueve por ciento de lo que leo se lo lleva el viento, por no entenderlo. Muy bonito, si señora, se ha explicado usted muy bien. Si, si y si… todos esperamos ansiosos ese caprichoso momento, que va y viene sin saber de donde ni porque, muy bonito, si señora, muy bonito.
  5. desde niza, 2002-10-29 09:16:
    uffff…qué emociòn, jamàs, jamàs, repito; debemos olvidar que no sòlo hay diferencia, sino abismo entre vivir y estar vivo.
    Sin embargo, desde aquì daremos gracias a las personas que nos lo recuerdan, gracias pues, Pondia

Comentarios desactivados para este artículo.