Pronoia y compromiso

Me pregunté: ¿Cómo se alcanza el don de la pronoia? Y Goethe me contestó: Con el compromiso.

Imagen“Hasta el momento en que uno se compromete, domina la vacilación, la posibilidad de darse la vuelta; y cualquier acto de iniciativa o creación está condenado a la inefectividad. Hay una verdad elemental, cuya ignorancia mata incontables ideas y planes espléndidos: que en el preciso momento en que uno se compromete, la Providencia también se pone en marcha. Empiezan a ocurrir toda suerte de cosas para ayudarle a uno, cosas que de otro modo nunca habrían ocurrido. De la decisión surge toda una corriente de acontecimientos, que hacen surgir en favor de uno todo tipo de incidentes, coincidencias y ayuda material, que ningún hombre habría soñado que saldrían a su encuentro. Sea lo que sea lo que puedes hacer o sueñas que puedes hacer, empiézalo. La audacia esconde genio, poder y magia. Ponte con ella ahora.
Johann Wolfgang Von Goethe

Nota: La pronoia es algo así como la paranoia de los optimistas: el convencimiento de que el Universo conspira en tu favor. Tiene mucho que ver con la Divina Providencia, en la que mi madre creía firmemente. Echadle un vistazo a este interesante artículo sobre neodarwinismo a la luz de la pronoia. Ah, y si veis que me estoy poniendo demasiado new-age-de-los-cojones, no dudéis en darme un martillazo en la cabeza.

César Astudillo      2002-04-18 06:28 - antiguos

Comentarios

  1. Arquitecturas, 2002-04-18 06:43:
    Resulta que soy un “pronoico de toda la vida” y acabo de enterarme :-)

Comentarios desactivados para este artículo.