Tiempo muerto (6 de 12) – Héctor Cordobés

ImagenYa habían pasado veintisiete minutos, y aún seguía igual. Las miradas al reloj, furtivas como las del que se recrea en el sufrimiento, así lo aseguraban. ¿Una revista más? No había tiempo para despistarse: ¿y si quizás…? Una página, otra, el político de siempre, esa receta para microondas, un coche nuevo… ¡el chiste del lector! Toses al lado… ¿más gente? No puede haber tanta gente, seguro que algo no está bien. Hace frío aquí, es esa puerta, o tal vez la ventana. ¡Una voz! ¿¿Será él?? Era otra falsa alarma. Veintiocho minutos, y aún seguía en el dentista.

César Astudillo      2002-10-29 07:56 - antiguos

Comentarios

  1. Anónimo Jr., 2002-10-29 08:11:
    Yo he llevado aparato cuando era pequeño… lo siento, demasiados malos recuerdos ;). Cuando hice el servicio militar, tardaban ¡horas! en moverse las agujas del segundero cuando estabas en una guardia en medio del campo y a las tres de la mañana. De todas formas me encantan las historias que se abren y cierran del mismo modo, como hace Wody Allen en sus películas, te provee de cierta sensación de angustia, porque parece que te están recordando que todo van a volver a pasar.
  2. Jor, 2002-10-29 08:26:
    Me metes demasiado rápido en los detalles ayudarme a asimilarlos porque como me preparas la sorpresa del final no quieres soltar prenda, y eso lo hace confuso de leer. Pero la situación es perfecta para el tema propuesto, s´´i.
  3. Nauta, 2002-10-29 08:41:
    Lo malo del “tiempo muerto” en el dentista es que se hace eterno.
  4. H Cordobés, 2002-10-29 08:56:
    La verdad es que metiendo todos los detalles de una vez quería dar idea de impaciencia, desesperación… ¡se mira toda una revista en un minuto! Realmente no buscaba la claridad, sino una expresión de impotencia, nerviosismo, casi irritación… E intentar ser visual, aunque quizás eso no lo he conseguido tanto. :)
    Al final siempre acabo abusando de los puntos suspensivos…

Comentarios desactivados para este artículo.