¿Lo harías?

Imagen¿Cómo fue posible que los nazis que diseñaron la “solución final” pudieran llevar a cabo sus planes, si para ello necesitaron la obediencia de los que debían ejecutarlos, y la pasividad de los que podrían haberlos impedido? – Ésta es una de las preguntas a las que quiso responder Stanley Milgram con el experimento que lleva su nombre. Resumo: Te presentas voluntario para un experimento sobre el aprendizaje. Un hombre de aspecto autoritario y bata blanca te da la bienvenida: es el “científico”. Otro voluntario llega al mismo tiempo que tú. Se sortean los papeles: tú serás el “profesor”, y el otro, el “alumno”. Tú lees una lista de preguntas. Si el “alumno” contesta incorrectamente, debes administrarle una descarga eléctrica oprimiendo una serie de botones. El “científico” te va ordenando que subas el voltaje de la descarga, hasta niveles etiquetados en el aparato como “gravemente peligrosos” e incluso probablemente mortales. El 65 por ciento de los “profesores” llegó hasta los 450 voltios. Ninguno de ellos se negó a continuar antes de los 300 voltios.

Por supuesto, todo está amañado y el “alumno” es un actor, pero eso no cambia lo terrorífico de las conclusiones. En palagras de Milgram: “He visto a un hombre de negocios maduro y equilibrado entrar en el laboratorio sonriente y confiado. A los veinte minutos estaba reducido a un guiñapo retorcido y tartamudeante, próximo al colapso nervioso. No dejaba de tirarse del lóbulo de la oreja y de retorcerse las manos. Hubo un momento en que se golpeó la frente con el puño y balbuceó: “Oh, Dios, dejemos esto”. Y aun así, siguió respondiendo a cada orden del experimentador, y obedeciendo hasta el final”. – Milgram dice en otro texto: “Con regularidad aletargadora, se ha visto a buenas personas dejarse vencer por las demandas de la autoridad, y cometer acciones graves e insensibles. Personas que en su vida diaria son decentes y responsables, han sido seducidas por las tramas de la autoridad, por el control de sus percepciones, y por la aceptación no crítica de la definición de la situación dada por el experimentador, al punto de realizar actos brutales. Una proporción sustancial de personas hacen aquello que se les ordena, sin importar el contenido del acto y sin limitaciones de conciencia, en tanto en cuanto perciban que la orden viene de una autoridad legítima”.

Procede hacer examen de conciencia, ¿no?

César Astudillo      2002-02-05 09:21 - antiguos

Comentarios

  1. Anónimo Jr., 2002-02-05 09:36:
    Afghanistan

    “I believe that forgiving them is God’s function. Our job is simply to arrange the meeting.” General Norman Schwartzkopf

    “Dame una oportunidad legal para cargármelo y ya veras tu” ¿Quién no lo ha pensado?

    Pero mientras no nos la den…
    http://www.intel.com/cure/
  2. Outsider, 2002-02-05 09:51:
    Eestoo… Gracias por el comentario… No precisamente en la línea del post, pero… ¡ahí está la gracia!
  3. Outsider, 2002-02-05 10:06:
    Eestoo… Gracias por el comentario… No precisamente en la línea del post, pero… ¡ahí está la gracia!
  4. Ulisses, 2002-02-05 10:21:
    El hombre es un animal enfermo(F.Niezsche).Música de Wagner y la naranja mecánica de fondo.
    Los muy adaptados socialmente siempre constituyen un riesgo por su sumisión; y un ciudadano “ejemplar” se transforma en un sádico.

    Constantemente hemos de cuestionar la “legitimidad ” de la violencia y la autoridad..
    Siempre nos quedará B.Brecht
    Gracias por recordar ,Outsider.
  5. Anónimo Jr., 2002-02-05 10:36:
    Yo creo en la conciencia de grupo, y me sorprende que la sociedad sea mas coherente que cada una de las personas que la componen, la evolución de la sociedad es siempre superior a la de cualquiera de sus individuos. Creo también en la inevitable existencia de la vida, ya que supone una forma evolutiva constante, y como todo sistema tiende a ser estable de la forma mas rápida posible, siempre tendera a hacerlo a través de la vida.
    De todas formas salvo las enfermedades degenerativas, suelen decir; “la que no te mata, te hace mas fuerte”... o quería decir ”...es un virus”
  6. Outsider, 2002-02-05 10:51:
    Estoy parcialmente de acuerdo… Conquistas sociales como, por ejemplo, que cierta superestructura social haga que si tú me pegas un tiro en la cabeza en plena calle, te metas en problemas. El respeto a la vida ajena no es congénito, es una conquista de la organización social. Y además, es un logro extraordinariamente frágil que se quiebra en cuanto la estructura social se vuelve mínimamente inestable.
  7. Anónimo Jr., 2002-02-05 11:06:
    No es problema la inestabilidad en un sistema cerrado, y lo que creo si es congénito es la supervivencia de la especie no del individuo.
  8. Wally, 2002-02-05 11:21:
    Yo me dedico a la enseñanza. Me he fijado que puedes colar entre los alumnos una regla aunque sea persversa si eres capaz de ponerte lo bastante serio y no retroceder.

    También he descubierto, que si vacilas y ellos te ven inseguro pueden discutir y desafiar cuaquier cosa que digas. Aunque tengas toda la razón del mundo.
  9. Ulisses, 2002-02-05 11:36:
    “La civilización no suprime la barbarie,la perfecciona” Voltaire.1694
  10. Anónimo Jr., 2002-02-05 11:51:
    Yo creo mas bien que la define y documenta. No aporta nada nuevo a los instintos naturales

Comentarios desactivados para este artículo.