El <em>perpetuum mobile</em>: el árbol prohibido de la termodinámica

Desde pequeño me ha fascinado el concepto de la máquina de movimiento perpetuo. Hacia los ocho o nueve años, recuerdo haber “diseñado” al menos un par de ellas. Una dependía de la existencia de un escudo magnético (algún tipo de materia que pudiera interponerse entre un imán y una bola de hierro para bloquear la influencia de éste) y la otra en la posibilidad de retener un líquido en un vaso sin fondo (para colocar en un lado de una rueda de boyas, cuya flotabilidad impulsaría la rueda por ese lado, mientras la gravedad lo haría por el otro). Ni que decir tiene que ninguna de ellas habría funcionado.

ImagenBuscando información sobre perpetuum mobiles en la Red, he encontrado esta maravilla. Es el libro “Móvil perpetuo, antes y ahora”, de V.M. Brodianski. Este riguroso examen de los distintos tipos de móvil perpetuo, y las leyes de la Termodinámica que intentan vulnerar, es un recorrido fascinante por lo que, a mi entender, es a la Física lo que el Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal era para el Génesis: el objeto de deseo en el que se centra la eterna ambición del ser humano de ganar a Dios en su propio juego, de encontrar un resquicio en sus leyes que le permita ocultarse tras la espalda del Todopoderoso y darle sorpresivamente una colleja.

La agradable sorpresa de encontrar este libro transcrito en la Red, en formatos HTML y PDF, no terminó aquí. Éste es sólo uno más de varios “”libros maravillosos””:http://www.geocities.com/librosmaravillosos/ que los pacientes y esforzados Patricio Barros y Antonio Bravo han compilado de entre aquéllos que les han resultado inolvidables por uno u otro motivo. ¡Descubridlo por vosotros mismos!

César Astudillo      2002-09-17 04:49 - antiguos

Comentarios

  1. Manu, 2002-09-17 05:04:
    Otra vez, enhorabuena por el post.
  2. Earful, 2002-09-17 05:19:
    Has conseguido que dé un respingo de sorpresa al leer:

    “Una dependía de la existencia de un escudo magnético (algún tipo de materia que pudiera interponerse entre un imán y una bola de hierro para bloquear la influencia de éste)”

    Yo intenté lo mismo algunos años después que tú (justo los que hay de diferencia entre nuestras edades) :O

    Gracias mil por los enlaces…
  3. Anónimo Jr., 2002-09-17 05:34:
    A veces no somos, o no soy, consciente de que somos seres orgánicos que necesitamos estar constantemente conectados a una fuente de energía, en este caso el oxigeno. Creo que el hombre ha sido diseñado por la naturaleza como un sistema de consumo de energía evolutivo y que por eso nos dio el “raciocinio”. Nos lo administro en su justa medida, equilibrando capacidad de evolución e incapacidad para aprovechar los recursos, impresiona pensar que llegará un momento en el que seremos mas eficaces que el sol consumiendo energía, a no ser que el sol sea mas evolucionado que nosotros.
    Por estos dos argumentos, pienso que es mas factible el viaje en el tiempo que la consecución de la maquina perfecta, ya que no creo que la naturaleza nos permita nunca llegar a ese nivel de evolución pues seria como dar la razón a Nietzsche, además, el viaje en el tiempo debe ser algo así como poner muchas piedras juntas y esperar.
    Aunque bien pensado ¿seria el viaje en el tiempo algo distinto a una vuelta a un estado energético anterior?
  4. Patricio Barros, 2002-09-17 05:49:
    César:
    Gracias por tus comentarios tan favorables de nuestros “Libros Maravillosos”.
    Yo he quedado gratamente sorprendido con el contenido de tu página que agregaré un link desde la nuestra a la tuya.
    Gracias nuevamente

Comentarios desactivados para este artículo.