Otra batalla ganada en nuestra Cruzada contra los Mitos Irracionales

ImagenCirculan a menudo mitos presuntamente científicos que la gente da por ciertos sin saber si han sido comprobados. Muchos de ellos tienen en común un carácter paradójico que los hace especialmente atractivos.

Por ejemplo: Los elefantes temen a los ratones.

Paparruchas. Los elefantes no tienen ningún miedo de los ratones. De lo que sí tienen miedo es de ciertos conejos y perros. También les da bastante prevención la idea de que un objeto o animal pequeño se les atasque en la trompa. ¿Dónde hemos obtenido esta información? En esta página de la Universidad de Missouri-Kansas City. Y por supuesto, en el colofón del libro de O’Reilly cuya portada reproducimos. Los que tengáis alguna de estas obras de consulta informáticas, os habréis fijado que siempre incluyen al final algo de información interesante sobre el animal de la portada.

Documentando esta anotación, me he encontrado con este interesantísimo artículo: “De ratones y elefantes – una cuestión de escala”, en el que se explica la razón de la regla de la potencia a un cuarto, por la cual un animal es más longevo y tiene menor frecuencia cardíaca cuanto mayor es su masa, al punto de que la mayoría de los mamíferos gastan a lo largo de su vida aproximadamente el mismo número de latidos: mil millones. La cosa tiene que ver con redes y fractales...

En fin. Mi próximo objetivo es: “Sólo usamos un diez por ciento de nuestro cerebro”. No estoy seguro de que esto sea falso, pero ¿quién diablos, en qué momento y por qué medios experimentales o teóricos, ha probado esta afirmación? A mí me parece bastante arbitraria…

César Astudillo      2002-07-16 05:16 - antiguos

Comentarios

  1. Anónimo, 2002-07-16 05:31:
    gracias por la informacion y el link, me sirvio la informacion

Comentarios desactivados para este artículo.