Sonetos de otoño (4 de 5)Autor: Jesús F.R.

ImagenLos primeros compases de una canción de amor se abrieron paso a través del silencio del cuarto de estar. Ella la reconoció en seguida, era una canción antigua sobre lo maravilloso que es estar enamorado. Con movimientos sensuales, el amante se deslizó en la oscuridad de un extremo a otro de la mesa para encender las velas. La cena estaba a punto.

Los latidos de su corazón se sucedían sin control alguno, al igual que los de su amada. Era tal la belleza del momento, que no pudo resistir la tentación de abrir uno de sus libros de poemas, y leerle un soneto. Sus palabras, repletas de deseo, de amor, de dolor, evocaban la inmortalidad del alma de dos amantes anónimos. Suavemente cerró el libro, y mostró a su amada la huída de una lágrima furtiva.

Con un ligero y sutil baile, el enamorado puso rumbo a la cocina, mientras la razón de su ser jadeaba cada vez más fuerte. El silencio recuperó el espacio perdido, tras el último compás. Él regresó de la cocina, con una mirada dulce, apasionada, compasiva.

El cuchillo de trinchar pavo se desplazó rápidamente de izquierda a derecha, abriendo a su paso la garganta del ser amado. Un torrente de sangre se abrió camino a través de la blusa de la muchacha, empapándola, moldeándola de tal manera que sus pechos destacaron sobre todo lo demás con el rojo de la pasión. El amante quedó extasiado ante tan mágico momento, devorando con la mirada la que era su vigésimo quinta víctima de otoño.

César Astudillo      2002-06-14 06:46 - antiguos

Comentarios

  1. Outsider, 2002-06-14 07:01:
    Me mola mucho, y la sorpresa final es sorpresa pero, al mismo tiempo, juega limpio, no quiebra el pacto ficcional como sí creo que lo quiebra el mío, con lo cual, tu relato es más… no sé, honesto con el lector. Ahora lo de siempre: la forma. En mi opinión, mejoraría con varios toques. En primer lugar, todo el relato suena un poco distanciado porque falta concreción. ¿No crees que es mucho más efectivo decir, por ejemplo: «Ella la reconoció enseguida: “Foolishly in love with you”, cantada por Billy Holiday; una vieja canción sobre lo maravilloso que es estar enamorado» que no decir de qué canción estamos hablando? Además hay expresiones que me chirrían un poco, como “con movimientos sensuales” (¡no digas que son sensuales, muéstralo de otro modo, hay que el adjetivo “sensuales” se lo ponga inevitablemente el lector!), “con un ligero y sutil baile, el enamorado puso rumbo a la cocina” (no sé explicar por qué, pero necesita refrasearse), “mientras la razón de su ser jadeaba cada vez más fuerte”—no entiendo la frase, deberías expresarlo de otro modo, ni que el tío tuviera un alien dentro! Si tiene una pulsión interior que va creciendo en intensidad, yo que sé, exprésalo de otro modo más acorde con el estilo establecido y que comunique al lector por medio de un código universal. En cuanto al final: perfecto. Sólo que macho, con lo de vigésimo quinta creo que te pasas tres pueblos; las hipérboles son más efectivas si son sutiles; su cuarta víctima de otoño sería otra cosa… Sobre todo teniendo en cuenta que no pareces tener una intención manifiesta de ser cómico, sino sobrecogedor.
  2. Jesús F.R., 2002-06-14 07:16:
    Estoy de acuerdo en todo lo que dices, Outsider. La frase: ‘mientras la razón de su ser jadeaba’, hace referencia a la chica, a su supuesta enamorada. Quizá no quede muy claro. Lo de vigésimo quinta… No sé... Es curioso, porque mientras lo escribía pensaba en un psicópata, pero cuando lo leyó mi chica llegó a la conclusión de que era un VAMPIRO… Desde este punto de vista, incluso me gustó más :)
  3. Earful, 2002-06-14 07:31:
    Me ha gustado mucho. Estoy de acuerdo con César en los detalles concretos: no me digas que sonaba una música; haz que la oiga. No me digas que su baile era sensual; dime cómo baila y yo veré si lo encuentro sensual… En resumen: no me digas lo que he de sentir mientras leo; provócamelo…

    Respecto a la hipérbole del final ¿qué tal esto?

    ”...devorando con la mirada aquella segunda victima de lo que se adivinaba un largo otoño.”

    Así tienes la sutileza y dejas la puerta abierta… :)

Comentarios desactivados para este artículo.